Rito de iniciación: ya son 11 oficiales suspendidos por la muerte del subteniente

Ebrio y ahogado en su propio vómito. Así encontraron el domingo por la madrugada al subteniente Matías Ezequiel Chirino, un chico de 22 años al que le obligaron a celebrar junto a sus compañeros y jefes del Grupo de Artillería Nº 3 del Ejército Argentino, su  "iniciación" en la unidad militar de Paso de los Libres, ubicada a 370 kilómetros de la capital correntina. De forma bastante veloz, la Justicia salió a decir que en la autopsia el joven "no presentaba lesiones de ningún tipo", aunque los familiares sostuvieron que Matías fue obligado a beber y comer de manera exagerada y luego tirarse a la pileta, lo que le provocó la muerte.

"Me mataron a mi hijo", dijo Ezequiel Chirino, padre de la víctima. En tanto, desde el Ministerio de Defensa calificaron el hecho como “inaceptable” e iniciaron una investigación del caso, que ya tiene a once oficiales suspendidos por "presunta falta gravísima".

 

"Estoy conmovido, es horrible lo que ha pasado, nos enteramos el domingo, se puso en marcha la denuncia ante el juzgado por la muerte dudosa de Matías. Cumplió 22 años el 11 de junio”, afirmó el ministro de Defensa, Jorge Taiana, en declaraciones radiales, y agregó que “es completamente inaceptable que sucedan esos bautismos o rituales en donde se compromete al ingresante a superar o cumplir ciertas cosas”.

Para el funcionario no quedaron dudas: en el festejo hubo "una deformación en el mando", es decir, un abuso de poder de los jefes militares a los jóvenes subtenientes. "Tiene que haber tolerancia cero porque hay responsabilidad -remarcó Taiana- en los acontecimientos que derivaron en la muerte del subteniente, y la Justicia tiene todo nuestro apoyo para avanzar en las investigaciones que se realizan en forma paralela a las acciones de la esfera militar", completó.

Por su parte, Valentina Palma, novia del subteniente, consideró que el deceso "fue algo totalmente evitable”. "Si no hubiese pasado esto, Mati estaría con nosotros, estaría feliz ahora", dijo y recordó que "desde que se recibieron, los chicos le temían a la bienvenida". La joven explicó que los compañeros de su novio le relataron lo ocurrido durante la noche del sábado, cuando "los oficiales les exigían tomar, les ofrecían de sus vasos para que hagan fondo blanco".

"Sabían que no tenía otra opción. En el medio de este bautismo, los obligaron a que se tiren a la pileta, a que salgan, se cambien y sigan tomando y comiendo como si nada con el frío que hacía", aseguró Valentina y agregó que "si no hacían lo que les decían, en los cuatro años que les quedaban en Paso de los Libres el trato no iba a ser el mismo".

Además, la joven comentó que los oficiales habían obligado a los subtenientes a pagar el asado y dijo que en "las capturas del grupo de WhatsApp se puede ver cómo los oficiales detallan las marcas de las bebidas que querían y los cigarrillos, todo esto a bolsillo de los chicos". "Sé que los compañeros no tienen idea de cómo llegaron a la habitación por el estado de ebriedad en el que estaban; simplemente se despertaron y a Matías estaban haciéndole RCP en el piso", narró Valentina.

"Aspiró su vómito y cualquier persona en un estado normal hubiera reaccionado, pero Mati no pudo reaccionar", lamentó.

El caso es investigado por el Juzgado Federal de Paso de los Libres y la investigación de los hechos está a cargo del fiscal Casco. Mientras que, un segundo fiscal, Fabián Martínez, lleva adelante la denuncia que hizo la familia y que se incorporaría a la causa.

En las últimas horas, el Ejército Argentino emitió un comunicado en el que informó la suspensión de los once oficiales que participaron de la fiesta. Además, la institución se puso a disposición de la Justicia para brindar toda la información que sea requerida.

 

Compartir esta nota: