CORRIENTES CAPITAL | Jueves 19 de Abril de 2018
     
| | | | | | | |
 
 
 
BRASIL

Jair Bolsonaro, el ultra que agita Brasil

Exmilitar y defensor de la dictadura, el candidato de la derecha radical es por ahora el único político que compite con el expresidente Lula da Silva en las encuestas

El aeropuerto de Vitória, una pequeña ciudad del sureste de Brasil con 200.000 habitantes, no suele ser un lugar de muchos sobresaltos. Por allí suelen pasar de largo celebridades internacionales o políticos en campaña para dirigirse a destinos como Río de Janeiro o São Paulo. Pero el pasado 14 de noviembre una multitud ocupó la terminal de llegadas. Cientos de personas, móvil en ristre, se amontonaban ansiosas esperando a su ídolo. “¡Mito!, ¡mito!, ¡mito!”, coreaban.


Aunque lo pareciese, no se trataba de un astro del rock. De la puerta de desembarque salía Jair Bolsonaro, un exmilitar paracaidista de 62 años metido a político que, tras dos décadas con una discreta carrera de diputado federal, ha irrumpido repentinamente como líder de la derecha más radical de Brasil. Con un discurso que defiende la venta libre de armas, la tortura de delincuentes y las ejecuciones extrajudiciales por parte de la policía, Bolsonaro ha conquistado un electorado que no ve una salida convencional a la crisis política, económica y moral que atraviesa el país.

A menos de un año de las elecciones presidenciales, ya es segundo en las encuestas. Son varios los analistas que creen que su candidatura puede desinflarse al exponerse ante sus adversarios durante una campaña que promete ser dura, pero, tras el ejemplo de Estados Unidos, nadie se atreve ya a descartar totalmente que un candidato tan improbable pueda hacerse con la presidencia del mayor país de América Latina.

Por sus salidas de tono es comparado a menudo con Donald Trump, un espejo en el que él mismo se identifica. Pero el discurso de este diputado —el más votado con creces en Río de Janeiro en las últimas elecciones— deja incluso corto al presidente norteamericano. Su colección de frases estridentes es interminable: “los gais son producto del consumo de drogas”, “el error de la dictadura fue torturar y no matar”, “los policías que no matan no son policías” o “las mujeres deben ganar menos porque se quedan embarazadas”. Bolsonaro —de segundo nombre Messias— interpreta su propia versión, aunque un tanto suavizada, del presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, conocido por defender la ejecución de consumidores y traficantes de drogas.

Algunas de sus ofensas han ido tan lejos que han llegado a la justicia. Ha sido condenado a indemnizar a una diputada a la que le dijo que no la violaría porque no se lo merecía por fea. También ha tenido que pagar una reparación a las comunidades descendientes de esclavos negros, de las que dijo: “No sirven ni para procrear”. Él no se achanta: “No serán la prensa ni el Tribunal Supremo quienes van a decirme cuáles son mis límites”. A semejanza de Trump, el brasileño intenta desprestigiar a los grandes medios de comunicación, a los que acusa de manipular sus declaraciones para atacarlo. Los corresponsales extranjeros han comenzado a pedirle entrevistas: no es raro que los deje tirados en el último minuto.

En la última encuesta del Instituto Datafolha, el exmilitar cuenta con un 17% de intención de voto para las elecciones de octubre de 2018, cuando en marzo era apenas del 9%. Su avance le ha situado solo detrás del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva que, condenado en primera instancia a nueve años de prisión por corrupción, lidera los sondeos con un 35%. “Bolsonaro, como Lula, cuenta con electores convencidos, que adoptan un candidato como si fuese una religión”, mantiene el director de Datafolha, Mauro Paulino.

Popularidad

El fenómeno de Bolsonaro, alimentado por casi cinco millones de seguidores en Facebook, ha llevado a los analistas a revisar sus teorías sobre el conservadurismo de los brasileños, además de constatar la desconfianza de una buena parte país en sus políticos. Uno de los datos más llamativos es que el 60% de sus electores tienen menos de 34 años, votantes que nunca conocieron la dictadura militar de Brasil (1964-1985), defendida sin ambigüedades por el candidato.

“Es el único que no haría más de lo mismo”, afirma Gléiser de Souza, un electricista negro y desempleado de 26 años, nacido en la periferia de Río. “Si el candidato es consciente de que el gran problema económico de Brasil es la corrupción, si está dispuesto a enfrentarla, es, con seguridad, la mejor opción”, defiende el ingeniero Thiago Borges, de 36 años. Bolsonaro también obtiene mejores resultados entre los más ricos y escolarizados.

La popularidad del exmilitar —que pese a todo cuenta con un rechazo del 33%, según Datafolha— surfea varias olas que agitan la sociedad de Brasil. Su discurso de que “el mejor delincuente es el delincuente muerto” engancha a millones de brasileños atemorizados por la violencia cotidiana de un país con más de 60.000 asesinatos al año. El derechista radical también capitaliza el odio que una parte del país, sobre todo en la clase media, ha cultivado contra Lula. Y se mueve como nadie en medio de la histeria moralista que se ha apoderado de un sector de los brasileños. Los casos de intolerancia se han multiplicado en los últimos meses, con el hostigamiento a artistas, feministas o miembros del movimiento LGTB, acciones aplaudidas con entusiasmo por Bolsonaro y sus seguidores. “La marca emocional que Bolsonaro alimentó de combatir la violencia con violencia y su discurso moralizador han sido comprados con mucha convicción”, afirma el director de Datafolha. Las encuestas, sin embargo, revelan que una mayoría de los brasileños defienden posiciones progresistas sobre derechos humanos, matrimonio gay o aborto.

En una situación normal, como decía a este periódico el sociólogo Celso de Barros cuando el diputado comenzó a destacarse en las encuestas, cualquier candidato tradicional aplastaría a Bolsonaro. “Si la política brasileña funcionase mínimamente, él sería solo un contrapunto cómico de la elección de 2018”, decía Barros. “Pero no tenemos una situación normal”.


Domingo, 03 de diciembre de 2017

 
 
Juicio
Último testimonio y alistan alegatos por el crimen de Tamara Salazar
Policiales | Esta mañana en el Tribunal Oral Penal Nº 1 se reanuda el juicio oral y público por el asesinato de Tamara Yaqueline Salazar, la chica de 19 años que fue víctima de femicidio el 12 de enero de 2016. El debate ya se encuentra en su instancia final.
Comerciantes
Explicaron el funcionamiento del mecanismo posnet
Información Gral. | Comerciantes, monotributistas y profesionales de diversos sectores recibieron información sobre la normativa y la obligatoriedad del uso de terminales electrónicas de pagos. La actividad fue coordinada por el Ministerio de Industria, Trabajo y Comercio.
Cámara de Diputados
Fracasó la sesión especial para debatir los aumentos tarifarios
Corresponsalía Parlamentaria | Los bloques opositores de la Cámara de Diputados fracasaron al conseguir el quórum este miércoles para debatir, en sesión especial, los aumentos de tarifas que impulsa el Gobierno.
 
 
¿QUIEN CONTROLA EL 104?
DESDE LA ZONA DE CALLE PIO XII Y PERUGORRIA EN LA ZONA SUR DE LA CIUDAD .POR FAVOR QUE SALGAN A CONTROLAR O QUE PONGAN MAS MOVILES A PRIMERA HORA.
Golpea a una abuela en su casa y el usan su jubilacion
Hola a todos... este es el único medio por el cual puedo hacer conocer una persona que está pasando un pésimo momento... Se llama Dora Angélica Gallo de Urcini, tiene 83 años y vive, en contra de su voluntad, en la calle Chaco al 1387. Vive con su única hija y una nieta de 19 años....ambas la golpean a diario, obviamente en lugares donde no queden huellas de esos golpes, como en la cabeza.
A Dora la encontramos con mi marido caminando por calle Moreno a eso de las 22 hr, donde nos preguntó por un lugar para alquilar porque quiere dejar de sufrir. Dios hizo que cruzaramos nuestro camino con ella, está en nuestras manos ayudarla pero quisiera que compartan así poder llegar a quienes debamos llegar...Para ayudar a Dora a salir de ese infierno...aún más todavía y de boca de la misma Sra, solo la llevaron a vivir ahí para poder hacer uso de su salario jubilatorio, dado que era profesora de piano de la escuela n° 10 del barrio Ferré. Ayudenme a ayudar....perdón por lo largo de publicación y Gracias
¿El precio del gas depende de la zona y del barrio?
Por favor que salgan a controlar porque nos cobran cualquier cosa.Ademàs no todos entregan facturas ni remito cuando traen a domicilio el tubo de gas envasado-.
 
 
 
 
 
- Marchesín reveló por qué no llegó a Boca
- Gago se entrenó e ilusiona pero es difícil que juegue el domingo - Orion sería duramente sancionado en Chile por un insulto racista
 
- Firma de convenio
La Encuesta de Hoy
En su barrio se carga SUBE?

SI
NO
A VECES
Salud
Continua la vacunación antigripal
Salud | El Ministerio de Salud Pública informa que se encuentra instalada una carpa en el predio del Hospital Ángela I. de Llano (ingreso por calle República Dominicana al 1.100) realizando la campaña de vacunación antigripal para los grupos de riesgo.
 
- "Cuando hay hambre y tenés hijos, la prostitución es un trabajo digno"
- Fandiño y René de Calle 13 se separaron en secreto - Fuertes rumores de separación entre Celeste Cid y Michel Noher
En Mercedes
Se realizó un nuevo taller para trabajar medidas de salvaguarda del chamamé
Cultura | Organizado por el Gobierno de la Provincia, a través del Instituto de Cultura de Corrientes, se realizó el pasado sábado en la localidad de Mercedes un taller para trabajar sobre las medidas de salvaguarda del chamamé.
- En tres pasos enterate que sabe Facebook de vos
- WhatsApp amplía el plazo para borrar los mensajes
- Hombres perdidos en la era feminista: ¿invitar o no?
- ¿Por qué se festeja el Día de los Enamorados?
 
 
 
  Cadena Provincial de Radios - Radio City 94.5
Tel: 54-0379-4428366 / 4425938
Desarrollado por: www.chamigonet.com.ar  
  Gdor. Velazco (Ex-San Lorenzo) 1788
  Corrientes (Capital) - Argentina
  © 2009 Derechos Reservados  
Cadenaderadios.com.ar  
    
  Está permitida la reproducción del contenido de este sitio, bajo la condición de mencionar la fuente.