CORRIENTES CAPITAL | Sábado 25 de Marzo de 2017
     
| | | | | | | |
 
 
 
.

Pechos de silicona: un síntoma de nuestros tiempos

Refiriéndose al pene, es común decir que "el tamaño no importa, sino lo que se hace con él". Con los pechos de las mujeres podría afirmarse otro tanto. Pero sin embargo, l os pechos enormes y erguidos han sido transformados en íconos sexuales en estas últimas décadas por obra y gracia de la publicidad; de todos modos, al igual que sucede con el tamaño del órgano genital masculino, su capacidad de dar goce (a varones y mujeres, activa o pasivamente) no está en dependencia de su dimensión.

Aunque en apariencia los senos voluptuosos pudieran hacer creer en una mayor capacidad de goce que los más pequeños, de hecho no son más sensibles al estímulo sexual. En todo caso, sí alimentan una pulsión escópica. Ese es el goce específico con el que se ligan directamente, pero ningún orgasmo "mejora" por el tamaño de los pechos, así como tampoco "mejora" por el tamaño del pene.

"Redonda con perfil alto, redonda con perfil bajo y en gota… tenemos la medida justa que necesitas", puede leerse hoy ya como algo común. "Mejora tu imagen. Hazte ya tu implante. Facilidades de pago. Aceptamos todas las tarjetas de crédito"… Anuncios de este tipo pueden encontrarse en muchos países en cualquier revista, en afiches publicitarios, en mensajes de correo electrónico, del mismo modo que se mercadea una prenda de vestir, una licuadora o un rollo de papel higiénico. Pero que la publicidad haya transformado los prominentes pechos (artificiales en casi todos los casos) en un símbolo obligado de sensualidad femenina, no hace que por fuerza todos los varones "compren" el producto mercadeado. Una investigación reveló que un 25% de los varones entrevistados prefiere los pechos grandes mientras que otro 25% opta por los pequeños, en tanto que el restante 50% elige otros atributos físicos en la mujer, no importándole especialmente el tamaño de los senos. Y tampoco en el ámbito femenino las ventas de la nueva mercadería son totales: no todas las mujeres corren desesperadas a hacerse su implante mamario. Pero sí despierta, a veces, preguntas, cuestionamientos, incluso malestares.

" Hacia finales del siglo XIX y principios del XX –nos informa Mónica López Ocón– los senos se transformarían en objeto de estudio de los médicos y en objetos privilegiados de la industria que produjo para ellos todo tipo de aditamentos, coberturas y productos embellecedores: corsés, sostenes, cremas, lociones, máquinas para desarrollarlos. Si en períodos históricos anteriores el pecho como instrumento de la lactancia había sido considerado como un bien social, a mediados del siglo XX llegó a constituirse como un bien económico. En cualquier caso, siempre se ejercía sobre él una presión de propiedad colectiva. No es casualidad, por lo tanto, que los movimientos de liberación de la mujer de los años 60 hicieran de la quema pública de sostenes un símbolo de sus reclamos de libertad que cuestionaban tanto la tiranía de la medicina que las sometía a exámenes continuos, como la de la moda que les imponía una imagen. Hoy la cirugía de mamas es un recurso de belleza generalizado. A tal punto se ha extendido esta práctica que hacerse las lolas parece casi un paso ineludible para una mujer que quiera seguir la moda. Esto ha hecho que los pechos naturales, esos que se achatan al acostarse y están siempre sometidos al acecho de la fuerza de gravedad, parezcan una anomalía o un signo de dejadez".

Independientemente de nuestros gustos personales (tanto hombres como mujeres) –siempre en dependencia de nuestros fantasmas inconscientes–, lo cierto es que la "moda" de los grandes pechos se ha instalado, y como sucede en estos fenómenos sociales, una vez instalada la tendencia, es muy difícil –a veces imposible– dar marcha atrás. Llegaron los pechos exuberantes… pero no todas las mujeres los tienen así (digamos que la minoría). Entonces…. ¡hay que hacerlos crecer artificialmente! Y para eso está la cirugía plástica y su aliado incondicional: la silicona.

Químicamente consideradas, las siliconas son polímeros del dióxido de silicio. Desde 1947 se sugirió la posibilidad de aplicarlas en la cirugía plástica, y una vez comprobada su utilidad como reemplazantes de tejidos blandos, en el año 1963 los médicos Cronin y Gerow realizaron el primer implante mamario con este gel, fabricado por la empresa Dow Corning. Consistía en la instalación de unas bolsas de lámina de silicona rellenas de aceite de silicona de grado médico. Hoy día el uso de implantes mamarios que realiza la cirugía estética (aumento de pecho o mamoplastia de aumento) está indicado 1) para la reconstrucción después del cáncer de seno, 2) en cirugías de reasignación de género (comúnmente llamado cambio de sexo), 3) para la corrección de diversas anormalidades que afectan la forma y el tamaño de los pechos y 4) por razones cosméticas. A instancias de ese mercadeo del que hablábamos, de esas pautas publicitarias y ese modelo de belleza femenina que ciertos poderes establecieron, un 80% de los casos de implantes mamarios se realizan por razones enteramente estéticas, sin ninguna otra necesidad clínica. Según la Asociación Estadounidense de Cirujanos Plásticos, el aumento de pecho es el tercer procedimiento de cirugía estética más realizado en los Estados Unidos, con 291.000 intervenciones de este tipo en el 2005 (797 por día). No es infrecuente que en algunos países (aquellos con mayor poder adquisitivo) los varones –novios, esposos, amantes– e incluso los progenitores, regalen una intervención de este tipo a una mujer. Como dato interesante: para la llegada de las fiestas navideñas se dispara el consumo de siliconas. ¿Santa Klaus será voyeurista?

A través de la historia, no todas las civilizaciones han hecho esta apología del seno femenino prominente casi a nivel de fetiche como ahora ha ido construyendo la moderna cultura hollywoodense, en cierta forma "obligando" a repetir universalmente los patrones que impone. Actualmente, en estas últimas décadas donde la cultura dominante ha impuesto mercaderías por todo el planeta mucho más allá de las necesidades básicas, el culto a la belleza y el cuidado casi fetichista del cuerpo es una "moda obligada" que no cesa de crecer. La cuestión que no debe olvidarse es que hay quien impone esas tendencias, y ello conlleva a un mercado donde las grandes mayorías no hacen sino engrosar las fortunas de quienes fijan esas modas. No todas las mujeres se sienten mal con sus pechos naturales ni todos los varones se mueren por una mujer con dos globos aerostáticos en el pecho. Pero la imposición pareciera llevarnos por esos derroteros: quien no entra en los cánones de lo pautado por las modas… es un fracasado.

Estamos ante la moda del plástico, de lo superficial, la idolatría de lo nuevo, la creencia acrítica en que todo lo novedoso es bueno y superador, cultura de lo "light", culto a la cosmética…, en otros términos: fetichismo extremo de nuestros tiempos en donde los nuevos dioses son la adoración de las cosas materiales, la veneración reverencial de la imagen, de lo externo. ¿Se es más feliz con todo esto? ¿Hay realmente mejores orgasmos con las prótesis de silicona? ¿Somos tan fetichistas –voyeuristas los varones, exhibicionistas las mujeres– que nos llama más la atención el ver o el dejar ver un pecho enorme que ninguna otra cosa? ¿El culto a la imagen fascinante tiene tanta preponderancia en la dinámica humana, o eso es producto de una gran construcción mediática, una mercadería más que se instaló y se mantiene con técnicas de mercadeo porque se vende bien? ¿Por qué ahora hay que "consumir" pechos plásticos? ¿Qué pasa si no se los consume?

"Nuestra sociedad es la más fetichista que jamás ha existido porque valora a los objetos como personas y a las personas como objetos. Fetichismo extremo es ponerse pechos de silicona al pensar que el pecho realza a la mujer, pero la que se opera lo hace para gustar a otra persona. Fetichismo extremo es cuando el que mira sólo ve el pecho o la persona, tan esclava de su cuerpo, que se dedica a reconstruirse mediante la cirugía", nos dice Lucía Etxebarría. En definitiva, el fetichismo como posibilidad humana es simplemente eso: una posibilidad. Los erráticos comportamientos humanos no pueden ser valorados en términos éticos como "buenos" y "malos". Son comportamientos, combinaciones problemáticas de deseos que se nos escapan a nuestra decisión voluntaria, búsquedas interminables de objetos inasibles. El fetichismo no es sino eso. Y en el campo amplio de la sexualidad, ello es casi interminable. ¿Alguien tiene derecho a juzgar a una mujer que se implanta dos kilos de silicona en los senos? ¿Se puede ingenuamente abrir juicio de valor respecto a si eso es "bueno" o "malo"? Obviamente no. Cada quien, en definitiva, gozará como pueda. Pero al mismo tiempo, de ese hecho del consumo de esta nueva moda de los pechos siliconados –moderno, producto de una determinada formación económico-social y cultural como es el capitalismo hiper consumista y el culto a la belleza externa incentivado por las industrias audiovisuales– podemos abrir una consideración crítica: ¿por qué ahora hay que hacer eso?, ¿quién decide la belleza?, ¿quién estableció que gozamos más así?

Toda la parafernalia de la cirugía estética de los senos, además de tener pasivas consumidoras y consumidores, también tiene sus detractoras/es. Desde su aparición, los implantes mamarios rellenos de gel de silicona han sido señalados como los responsables de un sinfín de calamidades: desde asma, artritis y cáncer, hasta causa de suicidios en no pocas mujeres, insatisfechas con el resultado final del implante. En verdad no existe ningún estudio científico válido que diga que el cáncer de seno o las enfermedades del colágeno son producidas por estos implantes. Pero sí, como toda cirugía, la mamoplastia de aumento que realiza la cirugía estética tiene riesgos. Entre ellos se encuentran: el riesgo general de la anestesia, pérdida de las sensaciones, dolor, posible ruptura del implante, irregularidades en la piel, cicatrices, posible asimetría en el tamaño del busto o localización de los pezones, infecciones, sangrado, dislocaciones o caída del implante lo cual puede causar flacidez o abultamientos en lugares no deseados, formación de tejidos alrededor del implante, interferencia con las mamografías para determinar cáncer o tumores, formación de hematomas, tejido muerto alrededor del implante, rechazo al implante con los consecuentes síntomas (fiebre, infección y otros). Y el mayor riesgo de todos: la cicatrización de la intervención quirúrgica.

Pero fuera de estas posibles complicaciones prácticas, y considerando que no parece haber una relación causal con procesos cancerígenos por lo que fueron demonizados en alguna medida, la pregunta que se abre ante esto es: ¿qué significa todo esto? ¿Por qué se impuso de tal manera esta "necesidad" de ser bella a través de unos pechos artificiales? ¿Por qué los implantes en un 80% de casos se hacen sólo para seguir una moda? ¿No nos habla todo esto de una tendencia que impone el sistema capitalista en donde el culto a la superficialidad y al consumismo banal pareciera entronizarse cada vez más? Una consumidora, o un admirador, de estas prácticas cosméticas podrá decir que es retrógrado y no pertinente abrir una crítica ante un producto "embellecedor", que si quien lo usa se siente bien, no hay nada más que agregar al asunto. Insistimos: no se trata de abrir un juicio de valor en relación a la mujer que se llena de silicona, o al varón que admira esos senos inflados –y eventualmente los paga–; lo que se cuestiona es el meollo del asunto. ¿Por qué el modelo actual de sociedad no puede alimentar a toda la población mundial –el hambre sigue siendo la principal causa de muerte de los seres humanos– mientras se gastan cantidades monumentales (más de 10.000 millones de dólares anuales) en productos cosméticos, en cuenta los implantes de siliconas? Independientemente que nos guste o no tener o ver un seno exuberante, ¿por qué se nos obliga a salir corriendo a consumir este nuevo producto que, a quienes lo obtienen, los coloca en el lugar de "ubicados y exitosos" sociales y los diferencia de los "excluidos y marginales"? ¿Por qué la sociedad consumista moderna pone un énfasis tan grande en la belleza corporal artificial, y en general en todo lo artificial? ¿Por qué se valora tanto una teta de plástico? ¿Qué indica eso? ¿La cultura que genera el modelo capitalista y el consumismo hedonista nos condena finalmente a terminar optando por el sexo artificial, con muñecas de silicona o vibromasajeadores electrónicos?


Viernes, 14 de mayo de 2010

 
 
Esta tarde
Se incendió vivienda en el Barrio Serante
Policiales | si bien se registraron solo daños materiales ,el hecho causó mucha tristeza en los vecinos de una trabajadora incansable que en ese momento no estaba en su vivienda ."Se perdió absolutamente todo,sus elementos de trabajo ya que realiza masajes y Kinesiologia",dijeron a este medio.
CONGRESO
Peña pidió trabajar para cambiar la educación y defendió la decisión de no llamar a la paritaria
Corresponsalía Parlamentaria | El Jefe de Gabinete, Marcos Peña, ratificó que el gobierno nacional garantiza el piso salarial mínimo docente, pero “la paritaria debe hacerse con los empleadores directos, que son las provincias”, al presentar el primer informe de gestión de 2017 ante el Congreso Nacional.
 
 
¿Atropelló a un nene y murió ,quedara preso el chofer?
En plena tarde, alrededor de las18:50 hs, un menor de tres años de edad que caminaba junto a su abuelo de apellido Romero (47) en el barrio La Olla (Finlandia casi Cartagena) fue embestido por un vehículo automotor tipo Tráficc, dominio OWA-792, conducido por hombre de apellido Ortiz, de 63 años de edad. El menor fue trasladado al Hospital Pediátrico donde falleció. ¡Quien se encarga de hacer justicia en este caso si los que matan al volante nunca van presos?
Todo falló en el recital del Indio
Lamentablemente lo ocurrido este fin de semana me dio la razón. Fueron tres los responsables de todo. No solo de las dos muertes, el pico más alto de esta vergüenza, sino de las horas de incertidumbre vividas por cientos de familias que no sabían en qué estado se encontraban sus seres queridos, metidos en ese infierno por voluntad propia:
1) La organización
2) El Estado
3) La gente
 
 
 
 
 
- Brasil goleó a Uruguay y quedó a un paso del Mundial
- Los jugadores hicieron un partido 10 puntos" - Bauza:“Vamos a llamar a Alario”
 
- .
La Encuesta de Hoy
¿QUE PASA EN SU BARRIO CUANDO LLUEVE?

Queda intransitable
Se tapan los desagües
No se inunda
Me da igual
Etiopía
La Cruz Roja busca 12,8 millones de euros para paliar el hambre
Salud | La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (IFRC) pidió este viernes ayuda a posibles donantes para reunir 12,8 millones de euros, una cantidad que dedicará a asistir en los próximos nueve meses a 320.000 personas amenazadas por la sequía y el hambre en Etiopía.
 
- Murió el cantante Sebastián, ícono del cuarteto
- Cordera pidió ser sobreseído por sus dichos contra las mujeres - Facundo Moyano se separó de su novia: ¿por culpa de Susana?
SE PRESENTARÁ EN EL VERA EL 1 DE ABRIL
"El chamamé convierte la diversidad en música"
Cultura | El misionero, ganador del primer Premio Gardel en el rubro mejor disco de chamamé, Chango Spasiuk, fue el elegido para abrir la temporada 2017 del Teatro Vera. Su espectáculo tendrá lugar el 1 de abril. En horas del mediodía de este martes, en el Hall del Teatro Vera habló en rueda de prensa respecto a su presentación del sábado 1 de abril a las 21,30 en el coliseo centenario.
- Las 10 canciones ideales para escuchar en una cena romántica
- Aburrirse en verano, cómo motivar a los chicos durante las vacaciones
- Los 7 alimentos que deberían evitarse durante el verano
- Así se beneficia el cerebro de quienes corren regularmente
 
 
 
  Cadena Provincial de Radios - Radio City 94.5
Tel: 54-0379-4428366 / 4425938
Desarrollado por: www.chamigonet.com.ar  
  Gdor. Velazco (Ex-San Lorenzo) 1788
  Corrientes (Capital) - Argentina
  © 2009 Derechos Reservados  
Cadenaderadios.com.ar  
    
  Está permitida la reproducción del contenido de este sitio, bajo la condición de mencionar la fuente.