Cómo fue el pacto de Nayib Bukele con los líderes pandilleros

Antes de iniciar su guerra contra las pandillas, el recién reelecto presidente salvadoreño dejó salir de las cárceles y dejar el país a los jefes de la MS13, el grupo más sangriento

El último de los líderes pandilleros que ha sido detenido por agentes estadounidenses se llama César Humberto López Larios, alias “Greñas de Stoners” y uno de los líderes históricos de la pandilla MS13. La captura de Greñas tiene algo en común con la de otros jefes pandilleros salvadoreños: ocurrieron en Estados Unidos después de que el gobierno del presidente salvadoreño Nayib Bukele los liberó ilegalmente de cárceles del país centroamericano.
López Larios había salido de la cárcel salvadoreña en la que estaba en 2020, un año después de que Bukele asumió la presidencia, de acuerdo con una filtración de datos policiales que luego revelaron varios periodistas. Antes, este líder pandillero había salido temporalmente de prisión en al menos dos ocasiones gracias a permisos especiales que le otorgó la Dirección General de Centros Penales (DGCP), liderada por Osiris Luna, un funcionario cercano a Bukele señalado por corrupción y por gestionar un pacto de gobernabilidad con la MS13 y el Barrio 18, la otra pandilla del país.
Antes de “Greñas” fueron arrestados en Estados Unidos otros dos jefes pandilleros implicados en el caso de terrorismo: Élmer Canales Rivera, alias Crook, y Fredy Iván Jandres Parada, alias Lucky de Parkview. Los tres pandilleros ocuparon, en algún momento de este siglo, puestos de liderazgo en la ranfla nacional, que es como se conoce en la jerga criminal salvadoreña al grupo que ha dirigido las actividades de la MS13.

Al igual que Crook, Greñas fue detenido primero en México, desde donde las autoridades mexicanas iniciaron procesos administrativos de deportación a El Salvador, pero en ambos casos los mexicanos enviaron a los detenidos con escala en Houston, donde las autoridades estadounidenses los esperaban para detenerlos y luego extraditarlos de Texas a Nueva York.

Compartir esta nota: